domingo, 20 de noviembre de 2011

Hoy, como cada noche desde hace mucho tiempo, los brazos de la soledad lo arropan hasta que se duerme. Pero ahora es diferente. Ahora, es para siempre .