domingo, 6 de noviembre de 2011

Que un corazón roto no puede arreglarse solo .

El corazón se droga. El corazón es drogadicto. Se droga con amor, con sueños cumplidos, con momentos de felicidad. Se le nubla la vista. Se niega a oir, a escuchar. Solo siente. Siente y padece.
El sentido común le tiende la mano, pero el corazón, cual niño jugando al borde de un abismo, se niega a escuchar. Le gusta jugar con fuego, le gusta errar, le gustan las nuevas experiencias, esas que quedan grabadas en tu memoria toda una vida.
Al corazón le gusta sentirse vivo.
Y cuando llora, ¡ay cuando llora! Siente un vacío grande por dentro, siente un vacío grande al verte. Que eres tú lo que a mi corazón cobarde le falta, y son las ganas de tenerte las que le sobran.
Y eres tú la razón por la que llora.
Pero hay veces que la pena es muy grande, esas veces en las que el corazón queda destrozado, que ha llorado tanto que se ha inundado. Y es entonces cuando las lágrimas corren a tus ojos, ansiosas por salir, por no ahogar al corazón. Para que alguien se de cuenta y venga a arreglar el destrozo.
Que un corazón roto no puede arreglarse solo .

No hay comentarios:

Publicar un comentario