miércoles, 20 de junio de 2012

Vida bipolar.

Momentos llenos de sonrisas, momentos  llenos de lágrimas, momentos en los que quieres desaparecer y momentos en los que deseas que ese instante dure para siempre. ¿Qué sería de la vida si no tuviera estas subidas y bajas de emociones? Yo tengo la respuesta:

No apreciaríamos la felicidad, porque no conoceríamos a la tristeza. No aprovecharíamos los buenos momentos, porque entonces, sabríamos que siempre iban a estar ahí, que nunca se iban a acabar. No valoraríamos los pequeños detalles, ya que nuestras vidas estarían llenas de ellos, no sabríamos que significa la tristeza, ni la felicidad  plena, no sabríamos que se siente al faltarte algo. Tendríamos todo y no valoraríamos nada. ¿De verdad merecería la pena vivir una vida sin emociones? Si nos paramos a pensarlo, no merece la pena.


NADIE NOS DIJO QUE LA VIDA FUERA FÁCIL, SOLO NOS DIJERON QUE VALDRÍA LA PENA VIVIRLA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario