domingo, 8 de julio de 2012

Queria amiga:

Voy a escribirte esta carta, para decirte todas esas cosas que nunca me atreví a decirte. Esta carta nunca llegará a tus manos, pero como tu me enseñastes, si cuentas a alguien el dolor que sientes, se hace más pequeño, así que yo, hoy se lo cuento a un trozo de papel.
Nunca pensé que esta amistad se fuera a ir consumiendo poco a poco, de esta manera tan rápida.. nunca creí que te irías alejando de mi, y sustituyendome por otras personas. Te echo de menos. Quizá es porque no valoré lo que tenía en su momento, o porque tú no me supiste valorar a mi.. sólo sé que cada vez estás más lejos y, un día de estos, te acabarás llendo de mi lado, dejarás de dar señales de vida, tú harás tu vida, y yo la mía, los caminos se separaran y no nos volveremos a ver más. Es duro decir todo esto, pero es la verdad. Discutíamos y lo arreglabamos, y volvíamos a estar como antes, pero un día todo esto se acabó.. prometímos que todo iba a seguir igual que antes.. pero ya ves, míranos, ahora nos decímos "hola" y poco más, tú me hablas cuando te aburres y punto. Esto no va de echar la culpa a nadie, tenemos la culpa las dos, por orgullo. El saber que ya no volverás a ser mi mejor amiga, ni yo la tuya, me jode.. no poder contar contigo en los peores momentos, no poder contar conmigo en los peores momentos. Quizá no supe valorar el presente porque estuve muy aferrada al pasado y aunque yo te quiera tener como amiga en un futuro.. se que no podrá ser, los caminos se rompieron hace tiempo, cada una tomó su dirección.. y aunque duela, ya nunca se volverán a unir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario