jueves, 24 de abril de 2014

Te echo de menos.


Todo lo que quedaba de nosotros se ha esfumado con aquella historia de amor que tanto recordamos. ¿Qué pasó? ¿Por qué se terminó? ¿Tuve yo la culpa? Preguntas frecuentes que retumban en mi cabeza desde el día en que te marchaste. Y es que chico, me marcaste. Tan solo un par de años me fueron suficientes para conocerte al completo, saber lo que te pasaba con un simple gesto o con una simple palabra. Tú también lo conocias todo de mi y aún así me amaste, me amaste sin limites, hasta el infinito... pero ¿quién pensaba que el infinito pudiera estar tan cerca? Y es que de la noche a la mañana...¡zas! Desapareciste, sin dejar rastro. Se acabó la magia, se acabaron los besos y las caricias, se acabaron las sonrisas, los abrazos y los "te quiero". Se acabó todo, y con ello me acabé yo.
Te echo de menos.

2 comentarios:

  1. Es triste que las cosas acaben tan así, de repente. Pasar de 100% a 0% en un segundo. Mucho ánimo y continuad escribiendo así. Un besito desde http://www.siestadestinadoapasarpasara.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar